Instituto La Salle Florida

Educación para la Justicia

En año 2010 el Plan Institucional anuncia la necesidad de...

Impulsar un Programa de Educación para la Justicia:

  • Que desarrolle sensibilidades que tengan indignación ética frente a los males que acontecen y se cometen.
  • Que proponga el anuncio del Evangelio y de la educación en la fe, a través del discernimiento desde el lugar del pobre para la transformación social.
  • Que promueva acciones de voluntariado, tanto de jóvenes como de adultos, a fin de ser signos de fe en el mundo de hoy.

ACERCA DE LA JUSTICIA SOCIAL

– Población mundial: 6 mil millones de personas.
– 3 mil millones con ingreso menor a dos dólares diarios.
– 1.200 millones con ingreso menor a un dólar diario.
– 225 personas poseen 1.015 millones de dólares.
– Las tres personas más ricas tienen activos que superan el PIB de los 48 países menos adelantados.
– Las 15 personas más ricas tienen activos superiores al PIB total del África subsahariana.
– La riqueza de las 32 personas más ricas supera el PIB total de toda el Asia Meridional.
– Los activos de las 84 personas más ricas superan el PIB de China, el país más poblado, con 1.200 millones de habitantes.

Entendemos aquí la Justicia en el sentido del “respeto de la persona humana (que) implica el de los derechos que se derivan de su dignidad de criatura”. Entendemos que estos derechos deben ser respetados en todo tiempo y en todo lugar. Por ello la escuela debe ser un ámbito de ejercicio de conocimiento y defensa de todo derecho. A su vez, reconocemos con crudeza que la dignidad humana peligra o se viola en aquellas personas que viven situaciones de marginalidad.

Plantearnos un eje transversal de esta magnitud supone elegir una clave desde donde interpretar e interpelar integralmente nuestro proyecto de escuela. Cada fragmento o segmento de aprendizaje de nuestros alumnos, tendrá sentido si, en mayor o menor medida, colabora con la formación de una conciencia ciudadana, orientada a la construcción del bien común y la justicia social.

No siempre fue este el objetivo de la educación. Otros proyectos de país, otros contextos, suscitaron otras respuestas y sentidos. La escuela debe dar respuesta a los problemas sociales. Toda política que intente transformar una situación social que no cuente con el aporte de la educación, podrá ofrecer sólo respuestas a corto plazo. Dicho esto, afirmamos que la convivencia social, tan conflictiva y delicada hoy, no podrá ser alcanzada sin un largo camino de formación ética.

¿QUÉ IMPLICA EDUCAR PARA LA JUSTICIA?

Hoy, la fragmentación social, producto del capitalismo neoliberal, posiciona a la escuela ante el desafío de educar para la justicia social.

No hacer nada al respecto no nos pone en una postura neutra. Todo lo contrario. Como afirma P. Bourideu, la escuela contribuye “a reproducir la distribución del capital cultural, y con ello, a la reproducción de la estructura del espacio social”. La denuncia del sociólogo francés nos interpela y moviliza a proponer un proyecto educativo en el que aprender sea para transformar.

La Educación para la Justicia “consiste en el intento de sacudir la conciencia con el fin de que sepa reconocer la situación concreta y en la invitación a conseguir un mejoramiento total; mediante estos factores se ha iniciado ya la transformación del mundo”.

El desarrollo de los temas transversales no transcurre solo hacia adentro de la institución. Supone mirar hacia fuera de la escuela, en una estrecha relación con el entorno. Esto sostenido por el convencimiento de que es la educación un camino básico para promover las más importantes mejoras sociales. Por ello, implica una escuela que no tiene su principio y su fin en si misma.

Educar para la Justicia es mucho más que “hacer algo por los pobres”. Si así fuese, sería cuestión de organizar campañas solidarias y acciones de caridad. Nuestra conciencia quedaría tranquila y los más pobres recibirían algo con que mitigar sus carencias.

Sin embargo, hace mucho ya que entendimos que el asistencialismo solo calma la necesidades inmediatas y las conciencias de quienes ayudan. Pero si deseamos transformaciones verdaderas y duraderas, será prioridad desarrollar procesos de aprendizaje que susciten conversiones intelectuales, morales y religiosas. Solo así la persona puede trascender y discernir sus opciones, abierto a un horizonte más amplio y de mayor valor.

En lo más concreto de nuestra tarea docente, trabajar en miras a un eje transversal de Educación para la Justicia, implica una nueva mirada sobre la propia práctica. Un eje semejante, cuestiona y pone de manifiesto la dimensión política de nuestras prácticas docentes. Aquí resuenan las palabras antes citadas de “sacudir”: desestabilizar nuestras estructuras, creencias y metodologías adquiridas.

En fin, educar para la justicia implica eliminar todo rasgo de exclusión en nuestras prácticas pedagógicas. Las nociones de equidad, justicia, derechos, entre otros, minan modelos educativos elitistas y excluyentes.

“La educación para la justicia no debe ser únicamente una asignatura específica sino un eje transversal que recorra todo el curriculum. Este eje transversal debe verse reforzado por la praxis diaria dentro de la escuela. Es importante crear un micro-clima, ofrecer un modelo alternativo en pequeño que no reproduzca los antivalores que la sociedad muchas veces nos presenta: culto al mercado, corrupción, lucha, competición, consumismo…

Es importante vivir en el interior de la escuela una experiencia de justicia en la que valores como la solidaridad, la comunión, la participación sean prioritarios. De lo contrario la escuela corre el peligro de reproducir el sistema y preparar a los alumnos para una sociedad de privilegios, adiestrándoles en la lucha competitiva e insolidaria.

Naturalmente tenemos que preparar a nuestros estudiantes para que puedan competir en el mercado y asegurarse uno de los relativamente escasos puestos de trabajo disponible. Pero si éste es el único criterio que tenemos para evaluar nuestras instituciones, podemos considerarnos como fracasados… Si lo que logran es simplemente convertirse en hombres y mujeres «para sí mismos y los suyos», y no «para los demás», especialmente para los pobres y excluidos, nuestra educación no habrá conseguido su objetivo, no habremos educado para la justicia.”

HNO. ÁLVARO RODRIGUEZ ECHEVERRÍA, Carta pastoral a los hermanos

“Asociados al Dios de los Pobres”. 25 de diciembre de 2003.

 

Lema 2017 "Una llamada, muchas voces"

Desde hace algunos años, las escuelas del Distrito Lasallano de Argentina-Paraguay nos damos un lema que nos ayuda a rezar, reflexionar y leer el contexto político, social y cultural en el que vivimos.


 

Plan Institucional

PIcorto

Reserva de Vacantes 2017

  • Hasta 15/03/2017 Para alumnos nuevos
  Ingresar

calendario 2017 copia

"79 Años de la Escuela San José - Florida"
(1934 - 2013)

Lasalle1923_chico

"Gracias a la generosa cooperación de nuestros Colegios existentes en la República, hemos podido levantar este edificio destinado a albergar centenares de niños, hambrientos de luz para sus tiernas inteligencias y de suave calor para sus juveniles corazones"

Fragmento del discurso inaugural del Rdo. Hno. Visitador, 12 de marzo de 1934.

La Salle... comunidad de comunidades

Revista Radar

radar hasta319

¡ ULTIMO NUMERO!

facebook   twitter   instagram
    logofundacion    

Horizonte Pedagógico

Siempre con miras a la construcción de un proyecto  distrital lasallano único de Argentina-Paraguay, del que nuestra escuela forma parte, en 2001 se elaboró un texto conocido como “Horizonte Pedagógico Pastoral” (HPP). LEER MAS...

En nuestra Casa...

enseñamos y aprendemos para transformar

Nuestra escuela está abierta a todos, con espíritu pluralista e inspirada en los valores del Evangelio. Como lasallanos, ponemos al alcance del alumno una metodología de enseñanza y aprendizaje que recrea la cultura del pensamiento, la formación continua de nuestros docentes ...  LEER MAS

Seis características de nuestra escuela

Declaración de aquellos posicionamientos que hemos ido construyendo a lo largo de estos últimos años y que nos definen como escuela. 

Creemos en la escuela lasallana como una comunidad con un proyecto de inspiración cristiana... LEER MAS...